Parte II. Grasas vegetales: soya vs coco

* Imagen de IEG VU 

 

 

Es necesario saber que la cantidad y el grado de instauración de los ácidos grasos tienen un efecto diferente sobre la funcionalidad metabólica del tejido adiposo, repercutiendo a nivel sistémico en el metabolismo de lípidos, generando el desarrollo de implicaciones metabólicas (Tovar AR, et al., 2011)

 

El Instituto Nacional de Salud y el Instituto de Corazón, Pulmones y Sangre señala que la grasa es un tipo de macronutrimento necesario en nuestra dieta en poca cantidad, puesto que nuestro cuerpo utiliza grasa para obtener energía y representa parte importante en la formación de tejido nervioso, secreción hormonal y control de los procesos de inflamatorios.

 

Las grasas buenas ayudan al cuerpo absorber las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), de los alimentos que se ingieren, proporcionando también algunos otros beneficios como hasta reducir el riego de padecer algunas enfermedades, teniendo un rol importante que repercute en los niveles de colesterol (NIH, 2017; AAFP, 2017). En la actualidad no muchos saben que el cuerpo humano puede sintetizar ácidos grasos poliinsaturados largos, solamente provenientes de sus precursores, a través de la extensión y la desaturación de la cadena del ácido linoleico (ω-6) y el ácido linolénico (ω-3) (Biesalski & Grimm, 2007).

 

Por lo tanto, hay cierto tipo de grasa que nos cuesta su digestión, nos provoca reflujo o hasta nos generan indigestión. Sin embargo, sí las grasas que consumimos son malas, éstas pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer. Por eso la importancia de hacer buenas elecciones al momento de comer; como dice la American Heart Association (AHA) debemos de consumir menos del 30% de nuestras calorías diarias totales de grasa, aproximadamente 65 g de grasa/2,000 kcal/día, (AHA, 2018; AAFP, 2017).

 

Una dieta basada en los requerimientos aceptables, debe ser completa, equilibrada, suficiente, adecuada e inocua, la cual, debe manejar los siguientes parámetros porcentuales con respecto al contenido de grasa (Landino-Meléndez L & Velázquez-G OJ, 2010).

 

 

 

 

Figura 1. Ingesta diaria recomendada de grasa, de acuerdo a la etapa de vida

 

 

Algunas los lípidos deben formar parte nuestra dieta, asegurarnos que estamos haciendo elecciones sabias; grasas buenas en lugar de grasas malas. Sin dejar de mencionar que el consumir demasiadas grasas nos puede llevar a la obesidad.

 

Tabla 2. Soya en comparación con coco, tanto como alimento como en aceite

 

 

Grafico 1.  Composición de ácidos grasos 

Díaz-Villaseñor A et al. J of Nut Bio 24 ; 2013: 1798-09.

 

Retomando que los ácidos grasos monosaturados y poliinsaturados (omega-3), son los ideales a consumir y que es necesario restringir u omitir el consumo de alimentos con contenido de ácidos grasos saturados o ácidos grasos trans, sin importar su origen (vegetal u animal), se hará una comparación de dos aceites para dejar observar la importancia del ácido graso a consumir. 

 

Los beneficios del aceite de soya realmente tienen impacto benéfico sobre la salud, tanto por la composición del aceite (APS y AGS), como por los beneficios que aporta la soya como alimento funcional a la salud, en comparación el aceite de coco. Ya  que el aceite de coco se compone principalmente de ácidos grasos saturados (AGS), llegando a solo ser un  por la mercadotecnia, más que ser un tipo de alimento o tipo de aceite benéfico para la salud.

 

Concluyendo con lo previamente evidenciado, se estipula que se debe evitar consumir alimentos con grasas malas (AGS, aceite de coco) y empezar a consumir más alimentos con grasas monoinsaturadas(APS) y poliinsaturadas (AMS), (aceite de soya). Promoviendo el aceite de soya como una excelente opción para cocinar y dejar de llevarse por las tendencias actuales de alimentos “SANOS” no estudiados y, mucho menos no evidenciados de manera científica como alimentos “SALUDABLES”.

 

La mercadotecnia es una herramienta estratégica para venta de todo tipo de productos, sin embargo, pueden ser o no buenos, pero tú como consumidor debes tratar de mantenerterealmente bien informado antes de tomar la decisión de consumir algún tipo de producto.

 

Referencias bibliográficas:

 

American Academy of Family Physicians. familydoctor.org editorial staff. (July 14, 2017). Grasa en la dieta: qué es bueno y qué es malo. 15 May 2018, de Asociacion de Medicos Generales Sitio web: https://es.familydoctor.org/grasa-en-la-dieta/?adfree=true

Armstrong, Frank Bradley, Thomas Peter Bennett. (1982). Bioquímica. Barcelona, España: REVERTÉ.

Arriaga Caballero, Cinthia F. (2015). Tesis “ Adaptaciones metabólicas, en el adipocito por ácido láurico”.

Biesalki Hans Konrad, Grimm Peter. (2007). NUTRICIÓN, Texto y Atlas. Buenos Aires, Madrid: Panamericana.

Bray GA, Lovejoy JC, Smith SR, DeLany JP, Lefevre M, Hwang D, Ryan DH, York DA. The influence of different fats and fatty acids on obesity, insulin resistance and inflammation. J Nutr. 2002; 132(9):2488-91.

Buckley J.D. and P.R. Howe, Anti-obesity effects of long-chain omega-3 polyunsaturated fatty acids.Obes Rev. 2009; 10(6): 648-59.

 

Díaz-Villaseñor A, Granados O, González-Palacios B, Tovar-Palacio C, Torre-Villalvazo I, Olivares-García V, Torres N, R.Tovar A. Differential modulation of the functionality of white adipose tissue of obese Zucker(fa/fa) rats by the type of protein and the amount and type of fat. 2013. Journal of Nutritional Biochemistry 24 (2013) 1798–1809.

 

ENSANUT .2012.Research Conducted at Instituto Nacional De Salud Pública. Has updated our knowledge about diet and nutrition. (2012, July 20). Health & Medicine Week, p. 200.

 

ENSANUT .2016.Research Conducted at Instituto Nacional De Salud Pública and a part financing by Bloomberg  Philanthropies, proyect No. RPCINYS/1603. Has updated our knowledge about health, diet and nutrition. (2016, October 31). Health & Medicine Week, p. 149.

 

Field AE, Willett WC, Lissner L, Colditz GA. Dietary fat and weight gain among women in the Nurses’ Health Study. Obesity (Silver Spring). 2007; 15: 967-76.

 

Funaki M. Saturated fatty acids and insulin resistance. J Med Invest. 2009; 56(3-4):88-92.

 

Fundación Wikimedia, Inc. (-). Ácido graso. 26 MARZO 2015, de - Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81cido_graso

J. Beare-Rogers, A. Dieffenbacher, AND J. V. Holm. Lexicon of Lipid Nutrition, (IUPAC Technical Report), International Union of Pure and Applied Chemistry. Pure Appl. Chem., Vol. 73, No. 4, pp. 685–744, 2001.

 

Landino-Meléndez L, Velásquez-G OJ. (2010). Nutridatos, Manual de Nutrición Clínica. Medellín, Colombia: Health Books.

Leaf A, Weber PC. Cardiovascular effects of n-3 fatty acids. N Engl J Med. 1988;318(9):549-57.

 

Mensink Ronald P, Zock Peter L, Kester Arnold DM, and Katan Martijn. Effects of dietary fatty acids and carbohydrates on the ratio of serum total to HDL cholesterol and on serum lipids and apolipoproteins: a meta-analysis of 60 controlled trials. Am J Clin Nutr 2003; 77:1146–55.

 

Moussavi N., V. Gavino, and O. Receveur. Could the quality of dietary fat, and not just its quantity, be related to risk of obesity? Obesity (Silver Spring). 2008; 16(1): 7-15.

NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre/ U.S. National Library of Medicine/U.S. Department of Health and Human Services, National Institutes of Health, Retrieved May, 2018, from: https://medlineplus.gov/spanish/dietaryfats.html

 

PAHO/WHO - OPS/OMS. (n.d.). PAHO/WHO - OPS/OMS. Retrieved Jun 22, 2014, from: http://www.paho.org/

Para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad. Norma Oficial Mexicana NOM-008-SSA3-2010. Diario Oficial de la Federación. (Retrieved; noviembre 20, 2014), Disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/174ssa18.html

Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-SSA2-043-2002, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación. Proyecto de NOrma Oficial Mexicana de Servicios básicos de salud. PROY-NOM-SSA2-043-2002, (n.d.).Diario Oficial de la Federación. (Retrieved september 25, 2013), Disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/p043ssa202.html

 

PubChem, Open chemistry database. Compound Summary for CID 3893. (Retrieved November 30, 2014) Available at:  http://pubchem.ncbi.nlm.nih.gov/compound/lauric_acid.

 

Ramos, M. Salud y Nutrición. UNICEF, México. (Retrieved February 13, 2013) Available at: http://www.unicef.org/mexico/spanish/17047.htm

 

Schwab US, Niskanen LK, Maliranta HM, Savolainen MJ, Kesäniemi YA, Uusitupa MI. (1995 Mar). Lauric and palmitic acid-enriched diets have minimal impact on serum lipid and lipoprotein concentrations and glucose metabolism in healthy young women. J Nutr., 125(3):466-73, 8.

 

The American Heart Association's. (2018). The American Heart Association's Diet and Lifestyle Recommendations. 17 May 2018, de AHA Sitio web: https://www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/HealthyEating/Nutrition/The-American-Heart-Associations-Diet-and-Lifestyle-Recommendations_UCM_305855_Article.jsp

Tovar AR, Diaz-Villaseñor A, Cruz-Salazar N, Ordaz G, Granados O, Palacios- Gonzalez B, et al. Dietary type and amount of fat modulate lipid metabolism gene expression in liver and in adipose tissue in high-fat diet-fed rats. Arch Med Res 2011;42:540–53.

 

Wikipedia®. (2018). Ácidos grasos. 15 Mayo 2018, de . Sitio web: https://es.wikipedia.org/wiki/Ácido_graso

 

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

August 7, 2020

September 17, 2019

September 17, 2019

April 17, 2019

March 12, 2019

November 27, 2018

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square